Ensalada de pimientos y bacalao, fácil y deliciosamente apetecible
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Ensalada de pimientos y bacalao, fácil y deliciosa

Ensalada de pimientos y bacalao, fácil y deliciosa

Esta receta de ensalada de pimientos con bacalao es solución ideal para los quieren comer más pescado pero se ponen de los nervios con las espinas.

Tiempo: 1h 15min Dificultad: baja  Personas: 2


Para esta receta he elegido pimiento de tres colores distintos así conseguimos una ensalada con distintos sabores -los pimientos tienen distinto sabor según su color-, con más propiedades nutritivas – cada pimiento aporta diferentes cantidades de vitaminas- y por supuesto, llena de color el plato.

También añadimos unos trozos de bacalao, muy indicado para la época de cuaresma en la que estamos. Además, le aporta una melosidad extra al plato y la combinación de sabores queda genial.

Así que, en semana santa no seáis pecadores; dejad la carne de lado y probad esta receta de ensalada de pimientos y bacalao que está deliciosa.

Ingredientes para la ensalada de pimientos y bacalao


  • Pimiento verde, 300 g
  • Pimiento rojo, 300 g
  • Pimiento amarillo, 300 g
  • Cebolla, 300 g
  • Bacalao, 200 g
  • Aceitunas negras, 10-15 unidades
  • AOVE (Aceite de oliva virgen extra)
  • Pimienta
  • Sal

Preparación de la ensalada de pimientos y bacalao


01: Asado de los pimientos y la cebolla

ensalada de pimientos y bacalao

Para empezar a preparar esta ensalada de pimientos lo primero que debemos hacer es asar los pimientos y la cebolla. Así que, antes de nada, debemos poner el horno a precalentar a 180ºC con calor arriba y abajo. Una vez tengamos el horno en marcha, lo siguiente que debemos hacer es lavar muy bien los pimientos y la cebolla con agua fría.

A continuación, los pondremos en una bandeja apta para el horno y con un pincel pintaremos las hortalizas con un poco de AOVE (aceite de oliva virgen extra), añadiremos también un poquito de sal.

Pondremos la bandeja con los pimientos y la cebolla al horno, que lo bajaremos a 160ºC. Tardarán sobre unos 40-45 minutos en asarse.


02: Cocción del bacalao

ensalada de pimientos y bacalao

Mientras tenemos los pimientos y la cebolla en proceso de asado en el horno, vamos a preparar el bacalao. Lo primero que debemos hacer es secarlo bien con papel de cocina absorbente. Cortaremos un trozo de papel de aluminio y pondremos el bacalao encima para hacer un paquetito. Con un pincel pintaremos el bacalao con un poquito de aceite de oliva virgen extra y añadiremos un poco de pimienta, en este caso no le he añadido sal pero si le queréis añadir un poquito… a vuestro gusto 😉

Un vez con el aceite y la pimienta, doblaremos el papel de aluminio alrededor del bacalao como si lo envolviéramos y haremos un paquetito que colocaremos en una bandeja apta para horno. Reservaremos hasta que tengamos los pimientos asados ya que se nos hará con el calor residual del horno.

Este es un bacalao fresco, que lo asaremos también en el horno pero si lo queréis cambiar por bacalao en salazón no hay ningún problema.


03: Preparación de las verduras asadas

ensalada de pimientos y bacalao

Una vez pasados los 40-45 minutos ya tendremos los pimientos y la cebolla asados. Sacaremos del horno y lo dejaremos atemperar, debemos ir con mucho cuidado de no quemarnos así que dejad que se enfríe bien.

Una vez atemperado, procedemos a pelar los pimientos y sacarle las semillas que hay en el interior. La cebolla también la pelaremos. A continuación, cortaremos todas las hortalizas en tiras finas y reservaremos.


04: Preparación del bacalao

ensalada de pimientos y bacalao

Cuando saquemos los pimientos y la cebolla del horno será el momento de parar el horno y poner el paquetito con el bacalao dentro, que se nos hará con el calor residual del horno en unos 8 minutos.

Una vez pasado este tiempo, sacaremos el bacalao del horno y abriremos el paquetito. Del bacalao sacaremos tres partes: los lomos del bacalao, la piel y el jugo que ha soltado de la cocción.

Separaremos las tres partes y las reservaremos porque las vamos a utilizar todas.


05: Preparación del aliño

ensalada de pimientos y bacalao

Por un lado aprovecharemos la piel, que tostada queda riquísima. Calentaremos una sartén a fuego medio-alto con unas gotas de aceite, cuando esté caliente añadiremos la piel del bacalao y doraremos por los dos lados.

Por otro lado, con el jugo que ha soltado de la cocción haremos el aderezo para la ensalada. Simplemente debemos emulsionar un poco el jugo con un tenedor y añadir aceite de oliva virgen extra. Lo emulsiones todo bien y ya tendremos un aderezo de diez para nuestra ensalada de pimientos y bacalao.

Emplatado y resultado final


ensalada de pimientos y bacalao

Ahora que ya lo tenemos todo preparado solo nos falta montar el plato; dispondremos los pimientos y la cebolla en un plato o fuente, añadiremos unas aceitunas negras – yo he elegido unas olivas negras de Aragón que son mis preferidas-, añadiremos también los trocitos de bacalao y terminaremos añadiendo nuestro aderezo hecho con el jugo del bacalao y el AOVE.

Muchas veces desaprovechamos los jugos de los pescados, las carnes o las verduras y es muy interesante conservarlos porque nos permiten hacer con ellos vinagretas, aderezos, salsas, etc. Os recomiendo que los guardéis siempre, los podéis poner en una bolsa apta para congelar, escribimos en ella lo que es y la congelamos. Yo en este caso he guardado el jugo de los pimientos y la cebolla asados, que me servirá para hacer alguna vinagreta para una ensalada.

Os quería comentar que, el diferente color de los pimientos es debido a su maduración; los verdes son los menos maduros, tienen un sabor más amargo y son ricos en vitamina C. Los rojos son más maduros y más dulces y tienen una gran cantidad de betacarotenos y de vitamina A. Finalmente, los amarillos, que también son más dulces, aportan más vitamina C que los verdes pero menos betacarotenos y vitamina A que los rojos.

El bacalao me parece un pescado muy interesante, ya sabéis que lo podéis encontrar fresco o seco (en salazón). Yo prefiero utilizar en fresco que tiene mucha menos cantidad de sal pero antes os comentaba que, si queríais, podíais utilizar el bacalao en salazón en esta receta, lo único que debéis tener en cuenta es que hay que desalarlo muy bien. Para desalarlo hay que lavarlo muy bien con agua fría y ponerlo en un recipiente con agua fría que introduciremos en el frigorífico, luego tendremos que ir cambiando el agua. Dependiendo de la pieza que se elija tendrá un tiempo diferente de desalado: los troncos o lomos necesitan unas 48 horas y cambiar el agua cada 6 horas, los filetes necesitan unas 36 horas y cambiar el agua cada 8 horas y las migas necesitan unos 30 minutos de desalado y no hay que cambiar el agua.

Espero que disfrutéis de esta ensalada de pimientos asados y bacalao. Os digo que, me sobró un poquito y al día siguiente fue el relleno de mi tortilla…¡riquísimo!