Guiso de sepia con alcachofas y guisantes, sabroso y saludable
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Guiso de sepia con alcachofas y guisantes, sabroso y saludable

Guiso de sepia con alcachofas y guisantes, sabroso y saludable

Comer sano no está reñido con cocinar platos deliciosos como este suculento guiso de sepia con vegetales, ligero y sanote.

Preparación: 60 min     Dificultad: fácil     Raciones: 4


Hoy vamos a preparar un sabroso plato de cuchara con aires marineros: un delicioso guiso de sepia con salsa de verduras, que acompañaremos con unas alcachofas frescas y unos guisantes.

Es un guiso muy sencillo de preparar, y un plato reconfortante para estos días frescos que todavía nos andan rondando esta primavera.

Ingredientes para el guiso de sepia con alcachofas y guisantes


  • Sepia limpia, 500 g
  • Cebolla, 100 g
  • Ajo, 2 dientes
  • Pimiento verde, 50 g
  • Tomates, 2
  • Perejil picado, 3 cucharadas
  • Patata de cocer, 1 mediana
  • Vino blanco seco, medio vaso
  • Agua o caldo de pescado, 250 ml
  • Laurel, 1 hoja
  • Pimienta recién molida, dos pellizcos
  • Alcachofas frescas, 300 g
  • Guisantes congelados, 50 g
  • Aceite de oliva virgen extra, 40 g
  • Sal, una pizca

Elaboración del guiso de sepia con alcachofas y guisantes


01: Preparamos todos los ingredientes

Cortamos la sepia en trozos de bocado. He utilizado sepia ya limpia para ahorrarme trabajo porque andaba muy liada, pero ahora mismo en el mercado puedes encontrar sepia fresca y limpiarla tú mismo, teniendo siempre mucho cuidado de no romper la bolsa de tinta. Esta tinta te vendrá muy bien para preparaciones posteriores, como por ejemplo para elaborar un arroz negro; puedes utilizar esta tinta en lugar de los sobres de tinta comerciales y conseguir así un plato muchísimo más sabroso.

Preparamos la verdura, para ello troceamos la cebolla y el pimiento verde en tiras finas. Pelamos y picamos los dientes de ajo en trozos pequeñitos. Picamos las hojas de perejil, y rallamos con un rallador o trituramos con la batidora los tomates. Pelamos la patata, que luego chascaremos directamente sobre la cazuela.

Reservamos todas las verduras.


02: Rehogamos las verduras y la sepia

Comenzamos el guiso añadiendo aceite de oliva en una cazuela. Incorporamos el ajo bien picado y cuando comience a bailar añadimos la cebolla cortada en juliana. Rehogamos unos minutos y añadimos el pimiento verde cortado en finas tiras. Rehogamos unos minutos más e incorporamos los tomates triturados o rallados; yo los he rallado. Rehogamos durante unos cinco minutos más.

Incorporamos las trozos de sepia y la patata chascada en dados de bocado. Con este corte de la patata conseguiremos que engorde el caldo del guiso al soltar la patata el almidón que contiene. Removemos y rehogamos durante unos minutos al fuego.

Añadimos a la cazuela el vino blanco y dejamos cocer a fuego medio / fuerte durante un par de minutos para que se evapore el alcohol. A continuación bajamos la intensidad del fuego y añadimos el agua (o si tienes congelado caldo de pescado, o el agua resultante de abrir unas almejas o mejillones este es un momento perfecto para utilizarlos). Incorporamos también la hoja de laurel, la sal, la pimienta recién molida y dos cucharadas de perejil picado (este perejil tras la cocción quedará parduzco pero habrá dejado todo su sabor al guiso; reservamos la otra cucharada).

Dejamos que se cocine el conjunto por espacio de unos 20 ó 25 minutos, o hasta que la sepia esté casi cocinada y la verdura quede como una salsa homogénea.


03: Añadimos las alcachofas y los guisantes

Mientras se cocina el guiso, vamos a limpiar las alcachofas. Es recomendable utilizar guantes porque después de pelar alcachofas las manos suelen quedar oscuras.

Comenzamos quitando las hojas verdes exteriores de la alcachofa y la pelamos bien hasta que lleguemos a las hojas más tiernas y menos verdes, de color amarillento. Pelamos el rabito y cortamos el extremo. Cortamos la parte superior de las hojas, como entre un tercio y la mitad del tamaño de la alcachofa. La cortamos en cuartos. Repetimos el proceso con todas las alcachofas y a medida que las tenemos listas las vamos reservando en un recipiente hondo con agua y limón, de esta forma no se oxidarán y ennegrecerán mientras vamos limpiando el resto.

Cuando la sepia esté casi cocinada añadimos los corazones de las alcachofas y dejamos que cueza el conjunto durante unos 10 minutos. Añadimos los guisantes congelados y dejamos cocer entre 5 y 7 minutos más. Si encuentras guisantes frescos en el mercado ahora que estamos de temporada utilízalos, yo no disponía de ellos en este momento, por eso he utilizado congelados.

Probamos y rectificamos de sal si es necesario. Espolvoreamos con la cucharada de perejil picado que teníamos reservado. Añadido en este momento, conseguiremos que el perejil aporte su aroma y además conserve su color verde intenso.


04: Servimos el guiso de sepia con alcachofas y guisantes

Guiso de sepia con alcachofas y guisantes, sabroso y saludable

Me gusta dejar reposar el guiso tapado unos minutos antes de servir, ya que como todos los guisos, con el reposo gana en sabor. Mejor si lo dejas de la mañana para el mediodía y luego lo calientas a fuego suave.

Servimos el guiso calentito, añadimos un hilo de aceite de oliva virgen extra y espolvoreamos con un poco más de perejil picado. Y no necesitamos nada más para disfrutarlo que una cuchara sopera y un buen trozo de pan.

Resultado


Este guiso marinero es un plato muy completo, ya que es una buena combinación de verduras con proteínas, y es además rico, sencillo y ligero.

En esta receta, hemos utilizado sepia, que es un alimento con gran contenido nutricional. Destaca el yodo, que regula nuestra energía, así como el desarrollo celular de nuestro cuerpo. También contiene otros minerales como el fósforo, hierro, calcio, potasio, zinc, sodio y magnesio. En cuanto a vitaminas es rica en las del grupo B, A, C, D y E. Además, contiene fibra, proteínas de alto valor biológico y es baja en grasas y calorías. Pero hay que tener en cuenta que presenta un alto contenido en colesterol, por lo que no es aconsejable su consumo para personas con índices altos de colesterol y triglicéridos.

La alcachofa es un alimento también muy interesante. Entre sus beneficios destaca su acción depurativa y de eliminación de toxinas de nuestro cuerpo, siendo una excelente verdura para el hígado y para eliminar las grasas y el colesterol.

A la hora de comprar las alcachofas es importante elegir las que tengan las hojas bien firmes y apretadas. Por cierto, si no has utilizado guantes para pelar las alcachofas, puedes eliminar las manchas de tus manos frotándolas con un poco de sal y medio limón.