Solomillo de cerdo al horno con bacon y alioli de pistachos
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Solomillo de cerdo al horno con bacon y alioli de pistachos

Solomillo de cerdo al horno con bacon y alioli de pistachos

Estos medallones de solomillo al horno con bacon y alioli de pistachos van a convertirse en tu nueva receta de carne favorita.

Preparación: 25 min     Horneado: 10 – 12 min     Dificultad: fácil


El solomillo de cerdo es una carne magra con muchas posibilidades en la cocina. Vamos a preparar un solomillo al horno con mucho sabor. Lo vamos a cortar en medallones, envolveremos cada medallón con un tira de bacon, los marcaremos, y hornearemos cubiertos con una buena cucharada de delicioso alioli casero.

Es una preparación perfecta para tomar como segundo plato, o como plato único en la cena acompañado de una ensalada, por ejemplo.

Ingredientes para el solomillo de cerdo al horno con bacon y alioli de pistachos


  • Solomillo de cerdo, 600 g
  • Bacon, tantas lonchas como medallones cortemos
  • Queso fundente en lonchas, para poner sobre cada medallón
  • Sal, al gusto
  • Pimienta, al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra, para dorar los medallones

Para elaborar el alioli de pistachos

  • Aceite de girasol, 150 g
  • Ajo, medio diente
  • Pistachos pelados, 15 g
  • Huevo, 1
  • Vinagre, 1 cucharadita
  • Colorante o azafrán, una pizca
  • Sal, al gusto
  • Pimienta, al gusto

Elaboración del solomillo de cerdo al horno con bacon y alioli de pistachos


01: Elaboramos el alioli de pistachos

Comenzamos pelando los pistachos y desechando las cáscaras. Reservamos los frutos.

Pesamos el aceite de girasol en una jarrita y reservamos.

Podemos elaborar el alioli con batidora o robot de cocina. Yo en esta ocasión he utilizado la Thermomix.

Trituramos los pistachos programando 15 seg/vel progresiva 5 – 10. Bajamos los restos de las paredes y tapa.

Añadimos al vaso el medio diente de ajo pelado, el huevo, el vinagre, el colorante o azafrán, la pimienta y una pizca de sal, ya que he utilizado pistachos tostados y salados- Trituramos 10 seg/ vel progresiva 5 – 9. Bajamos los restos de las paredes y de la tapa.

Con el robot en marcha en velocidad 5 vamos vertiendo el aceite sobre la tapa con el cubilete puesto para que caiga al vaso en forma de hilo y la mezcla emulsione.

Bajamos de nuevo los restos de las paredes, removemos y mezclamos el conjunto con una espátula y vertemos el alioli en un bote de cristal. Reservamos en la nevera.

Si elaboramos el alioli con una batidora los pasos son los siguientes: añadimos en el vaso de la batidora todos los ingredientes del alioli, menos el aceite y trituramos bien. Después, sin sacar el brazo de la batidora del fondo y sin moverlo, vamos incorporando poco a poco el aceite y cuando veamos que la salsa comienza a ligar movemos muy lentamente de arriba a abajo pero sin sacarlo fuera de la mezcla, hasta que tenga la textura densa del alioli.


02: Cortamos el solomillo, envolvemos los medallones con el bacon y sellamos

Limpiamos el solomillo de los pellejitos y restos de grasa que pudiera tener. Lo cortamos en medallones de unos 2 ó 3 cm de grosor. Nos resultará más fácil cortarlo si lo metemos antes unos minutos al congelador para que se endurezca ligeramente.

Precalentamos el horno a 250ºC, calor arriba y abajo.

Salpimentamos los medallones por ambas caras. Cortamos las tiras de bacon de la medida de los medallones. Utiliza el bacon más largo que encuentres en el mercado para conseguir envolver los medallones con un sola tira, si no es así deberás de superponer dos tiras. Envolvemos los medallones con las tiras de bacon, cerramos y fijamos el bacon a la carne con unos palillos o con cordel para cocinar, para que no se nos suelte durante el cocinado.

Añadimos un poco de aceite en una sartén y sellamos los medallones por las dos caras; no los queremos cocinar, solo marcarlos.

Depositamos los medallones en una fuente resistente para horno o sobre la propia bandeja del horno previamente forrada con papel de hornear.


03: Cocinamos los medallones de solomillo de cerdo al horno

Ponemos un trozo de queso fundente en lonchas sobre cada medallón, sin que sobresalga del diámetro de la carne.

Extendemos una cucharada sopera de alioli encima de cada medallón y sobre el queso, que quede “montañita” de alioli.

Metemos la fuente o bandeja en el horno, bajamos la temperatura a 250ºC, calor arriba y abajo, y horneamos durante unos 10 ó 12 minutos, hasta que veamos el alioli cocinado y dorado; eso sí, debemos de vigilar atentamente que el alioli se dore pero no se queme. Si has cortado los medallones de solomillo más gruesos que los 3 cm que hemos comentado deberás de cocinarlos unos minutos más.


04: Servimos los medallones de solomillo de cerdo al horno con bacon y alioli de pistachos

Solomillo de cerdo al horno

Una vez cocinados los medallones de solomillo de cerdo al horno, los sacamos del horno y les retiramos el palillo o cordel que sujetaba el bacon. Servimos los medallones de solomillo inmediatamente, recién sacados del horno, para degustarlos en todo su esplendor.

Podemos acompañar este plato simplemente con una ensalada verde, unas verduras salteadas o emplear algo más de tiempo y preparar unas patatas cajún, que le van súper bien y están realmente deliciosas:

Resultado


El resultado es un plato muy completo, con una carne muy jugosa y con un sabor increíble. Además, como has podido comprobar, es una receta fácil y de bonita presencia.

El solomillo, cortado así en medallones, cunde bastante y se reparte fácilmente entre los comensales, por lo que es una preparación perfecta tanto para comidas de diario, como para ocasiones especiales con bastantes comensales.

La carne de cerdo es sana, sabrosa y económica, y además es una carne que suele gustar a todo el mundo, por no hablar de la cantidad de opciones que nos ofrece en la cocina, bien acompañada de verduras y hortalizas, o bien con múltiples recetas de salsas. Os dejo algunas otras ideas para cocinar el solomillo de cerdo y triunfar ante vuestros comensales: