Tarta helada de limón y leche condensada, tu nuevo postre favorito de verano
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Tarta helada de limón y leche condensada, tu nuevo postre favorito de verano

Tarta helada de limón y leche condensada, tu nuevo postre favorito de verano

Esta tarta helada de limón y leche condensada se va a convertir en la más refrescante del verano y en la reina de las fiestas.

Preparación: 20 min     Espera: 2 – 4 hor     Dificultad: fácil     Unidades: 3


No hay postre que más nos apetezca en verano que algo fresco o helado y por ello esta tarta es perfecta por su marcado y refrescante sabor a limón, y por su textura helada. Además, tiene la ventaja de que la podemos preparar con antelación y será suficiente con sacarla del congelador unos minutos antes de servirla.

Aunque no se pueda decir que esta tarta sea de operación bikini, conseguiremos rebajar algunas calorías si empleamos leche evaporada en lugar de nata para elaborar la crema helada y el resultado seguirá siendo muy cremoso. No podemos estar siempre contando calorías, así que anímate a darte un capricho de cuando en cuando y ¡pruébala!

Ingredientes para elaborar la tarta helada de limón y leche condensada con Thermomix


Para la base

  • Galletas tipo María, 50 g
  • Mantequilla, 20 g

Para la crema helada

  • Leche evaporada (o nata), 210 g
  • Leche condensada, 220 g
  • Ralladura de la piel de 1 limón
  • Zumo de 1 limón

Para la crema de limón o lemon curd

  • Azúcar, 80 g
  • Piel de 1 limón
  • Zumo de 1 limón
  • Mantequilla, 30 g
  • Huevos, 1

Con estas cantidades he elaborado tres mini tartas heladas de 10 cm de diámetro. Doblando las cantidades puedes elaborar una tarta de 20 – 22 cm de diámetro.

Elaboración de la tarta helada de limón y leche condensada con Thermomix (TM5)


01: Preparamos la base de la tarta y los moldes

Comenzamos decidiendo si vamos a preparar una única tarta grande de unos 20 ó 22 cm de diámetro o varias más pequeñas. Como ya te he comentado más arriba, si optas por la tarta grande dobla la cantidad de los ingredientes, y te recomiendo que elijas un molde desmontable.

En esta ocasión yo he optado por preparar 3 mini tartas individuales con aros de emplatar redondos de acero inoxidable de 10 cm cada uno. No es necesario engrasarlos ni forrarlos con papel de horno ya que desmoldan fácilmente.

Vamos a preparar la base de las tartas. Para ello vertemos en el vaso de la Thermomix las galletas y las trituramos programando 2 seg / vel 10. Reservamos en un bol.

Pesamos la mantequilla sobre la tapa de la Thermomix y la fundimos en el microondas durante unos segundos. Cuando esté líquida la vertemos sobre el bol reservado con las galletas trituradas. Removemos con una cucharita para que se mezclen las galletas con la mantequilla hasta que nos quede una textura de arena gruesa.

Vertemos esta mezcla en el fondo de los moldes elegidos. Presionamos la mezcla con un corcho o con el fondo de un vaso para que la capa se compacte. Reservamos los moldes en el frigorífico.


02: Preparamos la crema helada

Para montar la crema helada necesitamos que la leche evaporada esté muy fría. Yo la he metido unos minutos al congelador, y además he metido el vaso de la Thermomix en el frigorífico.

Ponemos la mariposa en las cuchillas, agitamos bien el envase de la leche evaporada y la vertemos en el vaso. Igual que si fuéramos a montar nata, programamos velocidad 3,5 sin poner tiempo. Batiremos hasta que más o menos doble su volumen; en mi caso la he batido durante 1 minuto y medio.

Sin quitar la mariposa añadimos la leche condensada y la ralladura de limón. Mezclamos programando 15 seg / vel 3,5 sin cubilete y vamos añadiendo el zumo de limón por el bocal. Cuando terminemos la crema habrá espesado y estará cremosa.

Vertemos la crema de limón sobre las bases de galleta, que ya se habrán enfriado. Alisamos la superficie y metemos al congelador durante al menos dos ó tres horas, hasta que se congele la crema.


03: Preparamos la crema de limón o lemon curd

Mientras esperamos a que la crema de las mini tartas endurezca, vamos a preparar la crema de limón.

Lavamos y secamos bien el vaso de la Thermomix. Vertemos el azúcar y lo pulverizamos programando 15 seg / vel 5 a 10.

Añadimos las tiras de piel del limón sin nada de parte blanca y trituramos 15 seg / vel 9.

Incorporamos la mantequilla, que tendremos a temperatura ambiente, y el zumo de limón y mezclamos programando 1 min / vel 2.

Añadimos el huevo y mezclamos 10 seg / vel 4.

Cocinamos la mezcla durante 7 min / 80ºC / vel 2.

Dejamos enfriar y reservamos hasta su utilización en un bote hermético en la nevera.

Cuando la capa de crema de leche se ha congelado, vertemos encima la crema de limón y volvemos a reservar de nuevo en el congelador, hasta que esta capa congele.


04: Servimos la tarta helada de limón y leche condensada

Tarta helada de limón y leche condensada con Thermomix

Para servir las mini tartas, las sacamos del congelador unos minutos antes y las desmoldamos. Para ello, bastará con empujar ligeramente desde abajo la capa de galletas hasta que notemos que se desplaza el conjunto, y luego sacudiremos suavemente de arriba hacia abajo sobre el plato elegido, hasta que la tarta caiga por su propio peso.

No las debemos de desmoldar mucho antes de su consumo, a mí me gusta hacerlo aproximadamente 15 minutos antes, porque la tarta con el paso del tiempo se “desmaya”, al fin y al cabo son capas de crema sin ningún tipo de gelificante añadido que les dé cuerpo.

Las decoramos a nuestro gusto, en este caso con unos arándanos frescos, menta y un poco de ralladura de lima para darle aroma y aportar contraste de color.

Resultado


Y con poco trabajo y un poco de paciencia para esperar a que se endurezcan las capas, ya tenemos listo un postre muy sabroso y refrescante.

Soy partidaria de preparar varias mini tartas en lugar de una sola porque se reparten más fácilmente entre los comensales y me resulta más fácil encontrar sitio en el congelador para varias pequeñas que para una grande. Si somos muchos a la mesa, también podríamos presentar estas mini tartas en vasitos de postre y obtendríamos mayor cantidad de raciones.

Merece la pena hacer más cantidad de la necesaria de la crema de limón o lemon curd porque esta crema está buenísima y nos sirve para otras preparaciones como rellenar bizcochos o elaborar tartas, por ejemplo. Además, bien guardada en un bote hermético en el frigorífico, esta crema se conserva perfectamente durante un mes.