Matcha House, cocina japonesa para todos los bolsillos
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Matcha House, cocina japonesa para todos los bolsillos

Matcha House, cocina japonesa para todos los bolsillos

Matcha House renueva su imagen para darle vida y color a su antiguo comedor y fidelizar a sus clientes no solo a través del paladar.

Después de abrir sus puertas en la capital hace algo más de 5 años, Matcha House renueva su nombre (añadiéndole “House” a su denominación) para anunciar a sus clientes que ha experimentado una evolución que, además de poder ver en su carta, se puede observar a primera vista entrando en el local.

Una decoración colorida y vibrante nos da la bienvenida a este restaurante de la calle Infanta Mercedes que pretende continuar ofreciendo una cocina japonesa sencilla y sin pretensiones, elaborada con productos de calidad y ajustando su precio al máximo para seguir siendo un japonés de referencia en el que poder disfrutar muy a menudo. Vuelvo a mi premisa de “salir a comer o a cenar bien sin que nuestro bolsillo se vea demasiado resentido” y, poco a poco, en Madrid podemos encontrar más japoneses que nos brindan esta deliciosa oportunidad.

Ficha y detalles del restaurante Matcha House


  • Matcha House renueva su imagen para darle vida y color a su antiguo comedor y fidelizar a sus clientes, no sólo a través del paladar, sino también gracias al ambiente armonioso y cómodo que ha logrado. Tanto para cenas en pareja más íntimas y confidenciales, como para reuniones de amigos, se ha convertido en el espacio ideal para disfrutar de una cocina japonesa de calidad y con un precio muy competitivo.
  • Lo mejor: el tataki maguro y aprovechar para darse un festín de maki-rolls que quita el sentido.
  • DirecciónInfanta Mercedes, 62. 28020 Madrid
  • Horario: De 12:30h a 16:30h y de 20:00h a 00:00h.
  • Reservas: En el teléfono: 91 57 00 579
  • Precio: 25 euros.
  • Nota: 3.5/5

Con el nombre del té verde más apreciado por disfrutones y amantes de la gastronomía japonesa en todo el mundo, Matcha House presenta un “lavado de cara” que refuerza su propuesta gastronómica y hace la visita mucho más atractiva. Y me ha encantado. Con la potente rivalidad que la capital tiene en cuanto a restaurantes asiáticos, es importante renovarse y evolucionar, buscar el mejor producto disponible y fidelizar a la clientela con un precio que se ajuste al máximo, siempre atendiendo a la calidad de la materia prima.

Propuesta sencilla en el restaurante Matcha House

Sencilla, clásica, sin pretensiones. Así presenta Matcha House su carta, muy visual (todos los platos llevan imagen para que podamos ver bien qué estamos pidiendo, algo muy práctico sobre todo para los más novatos de la gastronomía japonesa) y en la que se incluye su fórmula de Menú del día, de 13 euros.

Poke de salmón - Matcha House

Entre sus entrantes no faltan algunos clásicos como el edamame o habas al vapor, o las ensaladas de algas o goma wakame. La sopa miso, perfecta para los meses más fríos; diferentes opciones de tartar de salmón o atún (picantes, con aguacate o con trufa); un llamativo chirasi o, lo que es lo mismo, un gran plato de arroz con cortes de diferentes pescados crudos por encima; rollitos, gyozas, dim-sums y tempuras.

Continuamos con los noodles, los arroces y las brochetas en formato yakitori y kushiyaki. Estas contundentes y sabrosas propuestas se asemejan a platos combinados y presentan opciones como el pollo crujiente con salsa curry, arroz y verduras al vapor; el arroz frito con marisco, verduras, pollo o ternera; los tallarines yakisoba con verduras, carne o pescados y mariscos; el pollo teriyaki con su guarnición; o los kushiyaki de atún, salmón o gambas, entre otros.

Sashimi variado 20 cortes - Matcha House

Los combinados se sushi con nigiri, maki rolls y sahimi son los protagonistas de la carta y, sin duda, los más solicitados. Ideales para compartir y divertirse entre un grupo de amigos, estos bocaditos japoneses se presentan en infinidad de variedades para todos los gustos: salmón, atún, gambas, pescado blanco, opciones vegetales, anguila, vieira, en formato gunkan con huevas, propuestas crispy o picantes y los rainbow rolls que son, por excelencia, los más llamativos de todos. La última incorporación es el nigiri de hamburguesa de wagyu que, sin duda, es una de las piezas que más está triunfando entre los comensales.

Los platos de temporada en el restaurante Matcha House

Como edición limitada de temporada están las “sugerencias del chef”, rolls que en lugar de alga nori se preparan con papel de soja que envuelve el arroz y los ingredientes que lo acompañan: salmón con cebolla crujiente, manzana y aguacate; tobiko, gambas y pepino… o los sushi crispy de pato, salmón o sésamo roll.

Crazy salmón roll - Matcha House

Los temakis, más contundentes y poderosos que los makis y nigiri, también cuentan con su espacio en la carta con una variedad difícil de encontrar en la capital: atún macerado, California, anguila con aguacate, salmón, foie, pato… ¡perfectos para disfrutar con las manos y no compartir!

Cierran la oferta salada los tatakis. Nueve cortes de salmón o atún maguro sellados por fuera y crudos por dentro en una combinación fría-caliente perfecta para quitarse la sensación de no haber degustado nada “cocinado”, pero siendo ligeros para acompañar el tiempo veraniego.

Tataki maguro - Matcha House

En la sección de postres el té verde es ingrediente principal en varias de las propuestas: en helado, en tempura helada, en trufas, en tiramisú y en flan. Opciones correctas con las que satisfacer el remate dulce después de un festín asiático. El fondant de chocolate y el crujiente de avellana se presentan como alternativas al té que seguro que alegran a más de un comensal.

En cuanto a la carta de bebidas, las cervezas asiáticas resultan más interesantes que os vinos, a pesar de que estos últimos cuentan con una discreta selección que bien acompaña las piezas de sushi.

Sencillo, honesto y con una propuesta que nos permite repetir siempre que queramos, Matcha House ha apostado por renovar su imagen y lo ha hecho muy bien. Ambiente animado, espacioso y cómodo, en el que es usual ver a visitantes asiáticos disfrutando, bien a la carta, bien con sus menús.