Tostadas francesas, tu nuevo desayuno favorito de los domingos
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Tostadas francesas, tu nuevo desayuno favorito de los domingos

Tostadas francesas, tu nuevo desayuno favorito de los domingos

Las tostadas francesas son algo así como unas torrijas rápidas que se hacen con pan de molde y están para chuparse los dedos.

Preparación : 15 min    Dificultad : Muy fácil Unidades: 6


Cuando llega el fin de semana tengo dos opciones,  remolonear en cama hasta que no quede otro remedio y aparezcan los loquitos a abrirme los ojos gritando “Mamááááá!! Ya es de díaaa!!” , o levantarme pronto, casi al amanecer, tomarme un café tranquila, en silencio total, y disfrutar esos minutos sola conmigo misma….. me encanta, me da la energía para cuando empieza la revolución, y así ponernos todos a preparar uno de los desayunos que más les gusta, tostadas francesas.

Recuerdo que alguna vez bajábamos a la panadería a desayunar, cafés, leche con cacao, bollos…. salía de allí con pesadez en el estómago y la cartera vacía…. Me he dado cuenta que hay un montón de opciones fáciles, económicas, rápidas y deliciosas para preparar en casa un desayuno de lujo, y una de ellas es esta, las tostadas francesas.

La primera vez que las preparamos en casa, hace ya mil años, no me creía lo fácil que podía ser preparar un desayuno de esos de película sin tener que estar cocinando una hora.

Ingredientes para 6 tostadas francesas


  • Huevos, 2
  • Azúcar, 2 cucharadas
  • Leche, 120 ml
  • Pan de molde, 6 rebanadas
  • Mantequilla para la sartén
  • Opcional : Sirope de arce o sirope de ágave, fruta, canela, azúcar glas, crema de cacao, dulce de leche, frutas frescas troceadas, frutos secos….

Preparación de las tostadas francesas


1: Mezclar los ingredientes

tostadas francesas

En un plato sopero batimos con un tenedor los huevos con el azúcar, añadimos la leche y mezclamos batiendo enérgicamente hasta que los huevos formen espuma, tal como se ve en la foto.


2: Cocinar las tostadas

Calentamos una sartén a fuego medio con un poco de mantequilla, lo justo para engrasar la sartén y que las tostadas adquieran los deliciosos aromas de la mantequilla al tostarse.

tostadas francesas

Mojamos las rebanadas de pan en la mezcla de leche, azúcar y huevos, por los dos lados, e inmediatamente con la ayuda de una espátula las ponemos en la sartén. No hace falta mojarlas mucho tiempo en la leche, al ser pan de molde si se mojan demasiado se romperían, aunque también depende del tipo de pan de molde que utilices, los hay muy blanditos y otros más compactos y resistentes que tardarán más en absorber la mezcla.

Las cocinamos un par de minutos por cada lado hasta que esté cuajadito el huevo y la tostada dorada,  y al plato.


3: Servir

Puedes comerlas así tal cual salen de la sartén o puedes ponerles un montón de complementos diferentes: espolvorearlas con canela y/o azúcar glas, con fruta fresca o en almíbar, o con un chorrito de sirope de ágave o sirope de arce, al gusto de cada uno.

tostadas francesas

A mí como más me gustan son con unas fresas troceadas o un plátano y un chorrito de sirope de arce, un manjar de dioses !

Rellenas de crema de cacao son las que más le gustan a mis loquitos. La primera vez que se las hice (de alguna cuenta de instagram que ahora no recuerdo saqué la brillante idea)  abrieron los ojos de par en par alucinados y luego los cerraron y se oyó un largo “Mmmmmmm” , les debieron de gustar mucho o se pasaron de teatreros. También son muy sencillas, aunque mucho más calóricas claro: haces un sandwich con tu crema de cacao favorita, sin pasarse, que ya son de por sí bastante potentes las tostadas, lo pasas por la mezcla de huevo, azúcar y leche y a la sartén. Lo puedes servir sin nada más o decorar con un poco de azúcar glas, parecerá un pastel!

Resultado


Ni qué decir tiene que estas tostadas francesas son una perfecta receta de aprovechamiento, pues es la solución perfecta para esas rebanadas de pan de molde que se han quedado olvidadas en el fondo del paquete y se han puesto un poco duras y que tú y yo sabemos que ya nadie se las va a comer. O para cuando pruebas una marca nueva que no te acaba de convencer.

Conseguirás un desayuno de película con algo que seguramente iba a terminar en la basura… con lo que duele tirar comida.

Y, aún hay más, si tienes mucho pan para darle salida y no quieres que todo sea dulce, no olvides nuestra fabulosa receta de sándwich Montecristo.

Que también puedes adaptar a tus gustos con el relleno que más te guste.