Casa Galleta, una casa de comidas repleta de sabores y recuerdos
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Casa Galleta, una casa de comidas repleta de sabores y recuerdos

Casa Galleta, una casa de comidas repleta de sabores y recuerdos

Casa Galleta es la nueva incorporación del Grupo Bar Galleta, regentado por la familia Fontaneda. Este nuevo restaurante apuesta por una cocina tradicional.

Casa Galleta es la nueva incorporación del Grupo Bar Galleta, regentado por la familia Fontaneda. Este nuevo restaurante apuesta por una cocina tradicional y de mercado sin olvidar el estilo único de decoración y ambiente que caracteriza al conjunto hostelero, además de contar con las galletas como ingrediente en muchas de sus propuestas de carta.

Ficha y detalles de Casa Galleta


  • Lo mejor: las croquetas de queso de cabra y frutos secos y el tataki de lomo de vaca con chimichurri y puré de patata trufado.
  • Dirección: Castelló, 12. 28001 Madrid
  • Horario: 13:00h a 17:00h (hasta las 18:00h V,S,D) y 20:00h a 01:00h (hasta las 02:00h J,V,S).
  • Reservas: En el teléfono 610 18 17 11 o en su web.
  • Precio medio: 30 euros.
  • Nota: 4/5

Una casa de comidas que nos trae recuerdos y sabores de antaño

Casa Galleta - tomates

Sí, lo ha vuelto a hacer. Carlos Moreno Fontaneda inaugura su quinto restaurante con una mirada a los orígenes galleteros de Bar Galleta y El Perro y La Galleta, y lo hace con las mismas ganas y la misma ilusión que puso en los locales anteriores, cuidando de manera exquisita la decoración, la oferta culinaria y el ambiente.

Casa Galleta - salmorejo

Como nuevas incorporaciones, siguiendo la tradición más española, proponen unas croquetas de cocido al estilo de la mamá de Rafa, también en una versión más que deliciosa de queso de cabra y frutos secos. ¡Para repetir! Para refrescarnos estos días de calor, también ofrecen gazpacho, salmorejo con crujiente de jamón y un salpicón de tomates con ventresca donde se agradece el sabor puro de los tomates. Jamón ibérico con pan con tomate, ensaladilla rusa con ventresca y pimiento, pimientos del Padrón, revuelto de morcilla con manzanas y pasas… y una tortilla de patata bien jugosa que se puede versionar con chipirones en su tinta. ¿Lo mejor? Casi todos los platos cuentan con la opción de pedir medias raciones, una idea que me encanta para poder compartir y degustar más variedad. Por ejemplo, las milhojas de patata y huevo con boletus, aceite de trufa y crujiente de jamón sigue siendo una ración contundente -además de riquísima- aún pidiendo media.

Éstos son sólo algunos de los entrantes de la carta viva de Casa Galleta, una evolución por temporadas que también se verá en sus pastas y arroces, sus pescados y sus carnes.

Casa Galleta - albóndigas

El risotto de boletus, los macarrones gratinados de la abuela, las albóndigas en salsa con arroz blanco, la hamburguesa artesana de vaca gallega con huevo, cebolla caramelizada, bacon y queso en pan de chapata; o el escalope milanesa nos traen recuerdos de la infancia y de aquellas comidas tan caseras y deliciosas. ¡Y qué placer! Volver a recuperar esos sabores, esas recetas tradicionales elaboradas en casa con tanto amor… ingredientes naturales, mimo en la cocina y siempre una sonrisa al servir en la mesa. Casa Galleta ofrece también estos sentimientos y es una maravilla poder experimentarlos.

Casa Galleta - steak tartar

Pero en su carta también hay opciones más modernas y originales, aptas para todos los públicos, con ingredientes de aquí y de allá, como los taquitos de merluza rebozados con verduras, a los que se les añade salsa de coco thai; el tataki de lomo de vaca con chimichurri y puré de patata trufado; el contramuslo de pollo relleno de foie y setas; o un steak tartar servido al gusto del comensal.

Recetas dulces… siempre con Fontaneda

Casa Galleta - arroz con leche y galleta

Los postres son muy protagonistas en Casa Galleta, y es de esperar. Todos ellos son caseros e incluyen galleta Fontaneda en la elaboración, en forma de crumble, como helado, formando la base de tartas o incluidas en la propia receta. La más clásica del grupo y que aquí no iba a faltar es la tarta de mamá de galleta y chocolate, que todos hemos hecho en casa alguna vez, pero que aquí preparan tan a la perfección que seguro que os acordaréis de ella a menudo. Como novedades tienen la leche frita con helado de leche merengada y crujiente de galleta o el tatín de manzana, que completan la oferta junto con el arroz con leche con su galleta encima o los helados entre los que hay, como tenía que ser, el de galleta.

Un poco de historia

Casa Galleta - sala 2

Ubicado en pleno Barrio de Salamanca, concretamente en el número 12 de la calle Castelló, Casa Galleta reinventa el concepto de casa de comidas españolas de finales del siglo XIX con una propuesta gastronómica en la que no falta el mejor producto de temporada ni las galletas como protagonistas, sobre todo en sus postres.

Maderas envejecidas, retratos realistas, curiosos bodegones intercalados con botellas de vino empolvadas, preciosos gramófonos antiguos… toda la cuidada decoración de Casa Galleta traslada a sus comensales a los inicios de la restauración y la gastronomía española, cuando surgen las casas de comidas tradicionales que son el origen de los restaurantes de hoy en día. Una manera tan bonita como deliciosa de recordar aquellos pequeños placeres de antaño.

Bueno, bonito, barato. Regentado por una familia que ya tiene gran experiencia en restauración y que, en sus otros cuatro locales, sus propuestas triunfan hasta conseguir clientes asiduos a sus recetas, tanto las más clásicas como las más originales. Casa Galleta acaba de abrir en Madrid como el quinto hermano del Grupo Bar Galleta y, en parte, para retomar esa cocina tradicional de mercado de sus antecesores Bar Galleta y El Perro y la Galleta, que Raro Rare y en El Canadiense han cambiado por las apuestas latinoamericana y de América del Norte.

De esta propuesta salen platos clásicos del grupo como las berenjenas rebozadas en galleta, los chipirones con arroz negro y la carrillera de ternera. De la carta de El Canadiense, Casa Galleta se queda con el poutine original o sweet potato, y de Raro Rare coge su propia versión del tataki de carne con puré trufado, en el que cambia el solomillo por el lomo de vaca, y el boniato por la patata.

Casa Galleta tiene tres puntos más que añadir, tan admirables como importantes para hacer felices a los clientes. El primero es que, como el resto del grupo, admite la compañía canina -siempre que se porten adecuadamente-; el segundo, la donación del 1% de los beneficios derivados de las obras de arte que adornan el local irá destinado a diferentes causas benéficas propuestas por los propios clientes; y el tercero, que hará partícipes de las decisiones de la carta a los visitantes más fieles, incorporando los favoritos de la sección de sugerencias del mes y aportando así novedad y platos de temporada. Comer bien, comer a gusto, sentirse como en casa y sumar, además, un encantador local repleto de luz por el día y con una romántica iluminación por las noches. ¿Qué más se puede pedir?