Tortitas con sirope y fruta fresca, un desayuno de película
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Tortitas con sirope y fruta fresca, un desayuno de película

Tortitas con sirope y fruta fresca, un desayuno de película

Las tortitas con sirope son un desayuno de película que de pequeños nos ha hecho babear viendo la tele y que ahora te lo puedes hacer en 10 minutos.

Preparación : 15 min Dificultad : Muy fácil Personas: 4


Por supuesto, la receta es sencilla y rápida, que yo me levanto por la mañana el fin de semana muy relajada y zen, pero mis loquitos en cuanto oyen la palabra tortitas no están dispuestos a esperar más de 10 minutos a que estén en la mesa ya listas. Además del clásico zumo de naranja recién hecho, acompañado del también clásico dicho de madre “tómatelo rápido que se le van las vitaminas” (*), las tortitas es una opción genial para añadir más fruta a la hora del desayuno.

Ingredientes para 12 tortitas con sirope


  • Harina, 180 g
  • Huevos, 2
  • Mantequilla fundida, 50 g
  • Leche, 275 ml
  • Azúcar, 50 g
  • Esencia de vainilla, 1 cucharadita
  • Sal, media cucharadita
  • Levadura, 3 cucharaditas
  • Aceite para la sartén
  • Sirope de ágave o sirope de arce
  • Frutas variadas

Preparación de las tortitas con sirope


1: Mezclar los ingredientes

tortitas

Con la ayuda de unas varillas de mano, batimos los huevos con el azúcar. Añadimos la mantequilla derretida (ojo que no esté muy caliente para que no se cuaje el huevo) y seguimos batiendo.

Agregamos la vainilla y la leche, mezclamos bien,  y a continuación vamos añadiendo poco a poco la harina y la levadura tamizadas, así evitaremos los grumos. Una pizca de sal y acabamos de mezclar.


2: Cocinar las tortitas

tortitas

Calentamos una sartén antiadherente a fuego medio y la pincelamos con un poco de aceite. Cuando esté caliente vertemos en el centro de la sartén medio cucharón de la masa y cuando veamos que se forman agujeros en la superficie le damos la vuelta a la tortita con la ayuda de una espumadera plana. Esperamos otro minutito hasta que esté dorada por el otro lado y al plato. Repetimos la misma operación hasta que se acabe la masa, engrasando la sartén un poco de cada vez.

Si tenemos una plancha eléctrica podemos hacer varias tortitas a la vez y así aceleramos el proceso.


3: Servir

tortitas

Podemos servir nuestras tortitas con sirope en platos individuales y con los acompañamientos aparte, yo suelo ponerlas ya montadas con la fruta y con un poco de sirope por encima, así me aseguro de que los pequeños se comen la fruta y de que no se les va la mano con el sirope…

tortitas

También puedes ponerlas todas juntas en un plato grande en el centro de la mesa, muy espectacular y muy de película, pero ojo que se lanzarán como locos a por ellas en plan competición a ver quién consigue más.

Resultado


Desde siempre me han gustado las tortitas que veía en las películas americanas de mi infancia. Aquellas montañas de tortitas con sirope que tenían una pinta espectacular y que aún encima el sirope venía en un bote con forma de oso! Eso tenía que estar buenísimo! Pero en mi casa no estaban por la labor de hacer tal cosa, y no fue hasta que me independicé que probé a hacerlas, busqué alguna receta  y empecé a probar, nada…, aquello se parecía a las filloas de mi abuela pero incluso más gruesas… Seguí buscando recetas y probando…. cada vez más decepcionada, no tenían nada que ver en aspecto con aquellas que yo veía en las películas, y nada que ver en sabor con lo que yo imaginaba que tenía que ser.

Pero como siempre me pasa, cuando veía una receta que parecía que podía ser diferente probaba otra vez, y al fin llegó el día! Encontré la receta definitiva de las tortitas, por lo menos la que a mí me encanta y más se parece a las tortitas de mi imaginación. Esponjosas y sabrosas, y con un sinfín de posibles combinaciones para que no nos aburramos nunca de ellas. Podríamos añadirles un poco de cacao en la masa, o harina de avena, o rellenarlas de crema de chocolate…

(*) En cuanto al zumo de naranja recién hecho y lo de tomárselo rápido para que las vitaminas no se vayan, ya todos tenemos claro que es un cuento; en el mundo de los mayores, las vitaminas del zumo de naranja no desaparecen hasta que el zumo haya pasado horas en condiciones extremas. Pero amigos, los que seáis padres seguro que sabéis cuánto puede llegar a marear un niño delante de un vaso de zumo y si funciona lo de que el ratoncito Pérez puede venir a llevarse dientes por qué no seguir recurriendo al dicho de las vitaminas del zumo cuando se le necesita.