Atún en salsa de vino tinto, una combinación explosivamente deliciosa
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Atún en salsa de vino tinto, una combinación explosivamente deliciosa

Atún en salsa de vino tinto, una combinación explosivamente deliciosa

Este atún en salsa, aparte de fácil de preparar es un plato que junta ingredientes de una forma un tanto atrevida pero con un resultado delicioso.

Preparación: 30 min     Dificultad: Fácil     Personas: 2


Nuestra receta de atún en salsa de vino tinto consiste en un lomo de atún rebozado y acompañado de una salsa de verduras y vino, es decir, esa salsa marrón, también denominada coloquialmente como salsa “española”, con la que hemos preparado las albóndigas toda la vida. Tomad buena nota, ¡veréis qué resultado tan sorprendente!

Ingredientes


  • 250 g de lomo de atún, en rodajas de unos 3 cm de grosor
  • 1 cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • 1 puerro
  • 2 zanahorias
  • 1/2 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • Salsa teriyaki
  • 1 cucharada rasa de harina
  • Vino blanco, 30 ml
  • 1 vaso de vino tinto
  • Agua o caldo de carne (1/2 litro aproximadamente)
  • Harina (para rebozar el atún)
  • Huevo batido (para rebozar el atún)
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer un atún en salsa de vino tinto


01: Preparamos nuestras piezas de atún

Atún en salsa de vino tinto - Paso 1

Limpiamos el lomo de atún de espinas, sangre o demás elementos que lo puedan cubrir y lo cortamos en rodajas de ración, de aproximadamente un dedo de grosor (unos 2-3 cm). Es importante no cortar el atún en tajadas demasiado finas, ya que nos sería muy complicado lograr controlar la cocción del atún  y que este no se cocine en exceso. El atún demasiado cocinado queda terriblemente seco y pierde toda jugosidad.

Reservamos nuestras rodajas de atún.


02: Sofreímos la verdura con la que prepararemos la salsa de vino tinto que acompañará a nuestro atún

Atún en salsa de vino tinto - Paso 2

Vamos a preparar esa salsa marrón que hemos visto cómo preparaban nuestras madres y abuelas en nuestras casa toda la vida para guisar el redondo, las albóndigas y todo ese tipo de platos que tanto nos mimaban el paladar.

Chafamos los ajos dándoles un golpe seco con la palma de la mano. Pelamos los ajos y los añadimos a una cazuela con un buen chorro de aceite de oliva. Dejamos que el ajo vaya rehogándose poco a poco un par de minutos, para que aromatice el aceite pero sin que coja color y sin que ni mucho menos se nos queme.

Pelamos y limpiamos el resto de la verdura (cebolleta, puerro, zanahoria y pimiento verde y pimiento rojo) y la cortamos toda ella en trozos de tamaño medio-grande.

Rehogamos la verdura a fuego medio, estando pendientes de ella constantemente para que el fuego no se nos arrebate y las verduras no se doren en exceso.

Una vez pochada la verdura durante al menos 25-30 minutos, tendremos el sofrito a punto para seguir con la confección de nuestra salsa de vino tinto que acompañará a nuestro atún rebozado.


03: Añadimos el vino a la salsa, la reducimos y la trituramos

Atún en salsa de vino tinto - Paso 3 (Parte 1)Atún en salsa de vino tinto - Paso 3 (Parte 2)

Una vez bien cocinada la verdura, añadimos una cucharada rasa de harina y la cocinamos a la perfección con el sofrito. Acto seguido, vertemos sobre el fondo de verduras el vino blanco y el vaso de vino tinto. Subimos el fuego y dejamos que la salsa hierva para que el alcohol se evapore por completo y el vino reduzca hasta que forme una glasa.

Una vez bien reducido el alcohol, añadimos el caldo de carne o agua (aproximadamente medio litro) y dejamos que la salsa se cocine a fuego suave (con unos 15-20 minutos será suficiente). Si queremos, podemos añadir una hojita de laurel u otra hierba aromática que nos guste, aunque siempre teniendo la precaución de retirarla al finalizar la cocción, para así no triturarla y evitar que enmascare el sabor de la salsa.

Por último, añadimos un chorrito de salsa teriyaki, que le dará carácter y un toque distinto a la salsa de vino tinto y además, como bien sabréis, le va como anillo al dedo a las preparaciones cuyo ingrediente principal es el atún. Trituramos muy bien la salsa y la pasamos por el chino para que nos quede bien fina y brillante. La terminamos de reducir al fuego si fuese necesario hasta que tenga la consistencia perfecta.

¡Ya tenemos lista la salsa de nuestro atún en salsa de vino tinto!


04: Rebozamos los filetes de atún

Atún en salsa de vino tinto - Paso 4

Salamos con generosidad las rodajas de atún por ambas caras. Enharinamos el atún perfectamente por ambos lados y aplaudimos bien cada rodaja para retirar el exceso de harina.

Pasamos el atún ya enharinado por huevo batido, de modo que quede impregnado de huevo por completo.

Añadimos aceite de oliva virgen extra en una sartén hasta una altura de un par de centímetros y la ponemos al fuego a una intensidad media.

Una vez buen caliente el aceite, rebozamos el atún un minuto por cada una de sus caras, para que así quede rosado en su interior. Retiramos el atún a un papel absorbente para quitar el exceso de grasa.


05: Servimos nuestro atún en salsa de vino tinto

Atún en salsa de vino tinto - Destacada

Colocamos la salsa de vino tinto en el fondo del plato y posamos sobre ella el lomo de atún rebozado. De este modo la capa del rebozado no se humedecerá con la salsa hasta que el comensal pase el atún por ella y, además, nuestro atún cobrará protagonismo en la presentación del plato.

¡Ya tenemos listo nuestro atún rebozado acompañado de una rica salsa de vino tinto!

Resultado final


La cocción del atún acostumbra a hacerse a la plancha y verlo así, rebozado como en esta receta, es desde luego poco usual. ¿El motivo? ¡No tengo ni idea! El atún rebozado queda asombrosamente sabroso y mantiene toda su jugosidad. Si huís del atún por ser un pescado seco y que queda como una zapatilla con demasiada facilidad, esta es vuestra receta y esta es la forma en que debéis cocinarlo.

Y es que en ocasiones, uno descubre asombrado cómo alimentos, ingredientes y preparaciones aparentemente dispares terminan casando a la perfección y combinando de maravilla. ¿Quién hubiese imaginado que la combinación del chocolate y la sal iba a estar tan de moda? ¿Y el melón con jamón? ¿O esos mar y montaña con ingredientes a priori tan antagónicos?

Al final es cosa de abrir la mente y evitar ir con un “no” escrito en la frente ante cualquier cosa nueva. Y es que, como ocurre en el caso de la receta de hoy, hay veces que te puedes llevar una grata sorpresa.

Por otro lado, la conjunción de este pescado con una salsa “española”, una salsa marrón de verduras y vino similar a la que toda la vida se ha preparado en nuestras casas con las albóndigas y otros guisos de carne, resulta tan extraña como sorprendente. Es verdad que al atún está muy rico encebollado o guisándolo con tomate, pero preparado junto con una salsa del carácter de esta salsa de vino tinto adquiere otra dimensión. ¡Un resultado que jamás hubieras podido imaginar!