Bizcocho de calabaza, receta de otoño para recibir al frío con buena cara
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Bizcocho de calabaza, receta de otoño para recibir al frío con buena cara

Bizcocho de calabaza, receta de otoño para recibir al frío con buena cara

Este bizcocho de calabaza es la mejor receta para despedir al verano y dar por fin la bienvenida a los días fríos del otoño.

Preparación: 30 min  Horneado: 65 min  Dificultad: Fácil


Llega la época de las calabazas, de Halloween, de las hojas secas, del frío, y de encender el horno sin miedo a asfixiarnos! Esta facilísima receta de bizcocho de calabaza, especiado y jugoso hará las delicias de toda la familia. Seguiré buscando recetas de postres con verduras, me parece una idea genial y me parece increíble que no los hagamos más a menudo.

Ingredientes para el bizcocho de calabaza


  • Puré de calabaza, 425 g
  • Mantequilla a temperatura ambiente, 125 g
  • Azúcar, 200 g
  • Huevos, 3
  • Esencia de vainilla, 1 cucharadita
  • Leche, 75 ml
  • Harina, 240 g
  • Levadura, 1 cucharadita
  • Bicarbonato, 1 cucharadita
  • Canela, 1 cucharadita
  • Sal, media cucharadita
  • Nuez moscada, una pizca
  • Trocitos de chocolate, 100 g
  • Nueces picadas, 100 g

Preparación del bizcocho de calabaza


1: Preparar el puré de calabaza

bizcocho de calabaza

En primer lugar preparamos el puré de calabaza, se puede hacer de diferentes formas, cociéndola, al horno, o como en este caso, en el microondas. Lo que he hecho ha sido coger una calabaza pequeña, pelarla y trocearla, pesaba aproximadamente 1 kg, así que la he metido en el microondas en un cuenco tapada con film transparente, durante unos 10 minutos a temperatura máxima, hasta que se ha puesto blandita, con cuidado de no quemarnos retiramos el film y la chafamos con un tenedor. Separamos la cantidad necesaria para esta receta, y con el resto podremos preparar unas galletas o probar otra receta de bizcocho, por ejemplo esta deliciosa coca :


2: Mezclar los ingredientes

bizcocho de calabaza

En un cuenco grande batimos la mantequilla ya reblandecida con el azúcar. Añadimos los huevos, la vainilla y la leche y seguimos batiendo. A continuación añadimos el puré de calabaza y mezclamos bien.

Ahora añadimos el resto de ingredientes, la harina, la levadura, el bicarbonato, canela, la sal, la nuez moscada, mezclamos con las varillas, y finalmente el chocolate y las nueces picadas, que incorporaremos con una espátula. En esta ocasión he utilizado un trozo de tableta de chocolate puro sin azúcar que le da un sabor intenso sin añadir tanto dulce a la receta, y lo he troceado a cuchillo.

bizcocho de calabaza


3: Hornear el bizcocho

bizcocho de calabaza

Tendremos el horno precalentado a 175ºC. En un molde engrasado con mantequilla y harina hornearemos nuestro bizcocho de calabaza durante 60-65 minutos, hasta que al pincharlo en el centro con un cuchillo fino éste salga limpio.

Recordad desmoldar sólo cuando esté ya frío para evitar roturas.


4: Servir

bizcocho de calabaza

Este bizcocho de calabaza es jugoso y contundente, perfecto para el desayuno pero también para servir de postre para toda la familia. Calabaza, canela, chocolate y nueces, una mezcla de sabores otoñal para dar la bienvenida al frío que parece que ya ha llegado para quedarse indefinidamente.

Resultado


Disfrutemos del calorcito del horno, del olor de los bizcochos, las galletas y demás delicias horneadas que hacen que nuestra casa huela a gloria bendita… Son los únicos olores que me da igual que impregnen todas las habitaciones durante horas, y esta receta en especial porque junta el olor del bizcocho con las especias, que hace que sea aún más intenso. Y me encanta, no sabéis de qué manera, cuando alguien entra por la puerta y le veo la expresión de la cara, sorpresa e ilusión por saber lo que se está preparando en la cocina.

¡Y me encanta también cuando me pasa a mi claro! Cuando vamos a casa de mis padres lo primero que hacemos es entrar como locos en la cocina, siguiendo esos olores deliciosos, cual dibujo animado,  intentando averiguar qué hay para comer ese día.

La gracia y la esencia de la cocina para mí es compartirla, disfrutarla siempre en compañía, hablar sobre lo que hemos o han hecho, los ingredientes, la técnica, anécdotas, discusiones…. casi todo el tiempo de la comida hablando sobre la propia comida, qué le vamos a hacer, en mi casa es y siempre ha sido así, y eso que nadie se dedica a ello profesionalmente, pero nos gusta comer, y hacerlo todos juntos siempre que es posible es todo un acontecimiento.