Tipos de sacacorchos: Cómo elegir el más adecuado
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Cómo elegir el sacacorchos más adecuado

Cómo elegir el sacacorchos más adecuado

No sufras más al abrir una botella de vino porque hoy te vamos a contar las ventajas e inconvenientes de los disitintos tipos de sacacorchos.

Dime qué abridor tienes y te diré quién eres. El universo del vino es tan amplio como sus gadgets. Si en el cajón de la cocina sólo tienes un sacacorchos de alas (sí, el que tiene forma de mariposa), quizás te convenga echar un ojo a esta selección antes de quedar como un principiante en la próxima cena-maridaje con tus colegas.

Tipos de sacacorchos

Te enseñamos cómo se llaman y cómo se utilizan estas otras herramientas profesionales en función de tu habilidad, para que no vuelvas a pelearte con el corcho y la botella.

Sacacorchos de palanca, el de los comodones

Es plegable, práctico y bastante económico, por eso es también de los más demandados. El corcho se extrae sin mayor esfuerzo y sin deterioro alguno. Algunos modelos incluyen cortador y espiral extra. El de palanca es el favorito de las personas que se inician en el mundo del vino por su facilidad de uso. Y es que tan sólo hay que colocarlo alrededor del cuello de la botella, accionar la palanca hacia abajo para introducir la espiral, y después hacia arriba para sacar el corcho. Lo malo, que a no ser que tengas una cocina de revista de decoración, el espacio que requiere te puede hacer decidir entre el abridor o la cafetera.

Bar Craft - Sacacorchos de palanca con cortador de cápsula width=
Bar Craft - Sacacorchos de palanca con cortador de cápsula
20 €
Antes: 21.95 €
Encuéntralo en Amazon.es

Sacacorchos eléctrico, el de los techies

Es el más espectacular y también el que menos manipulación requiere, por lo que se convierte en la opción más adecuada para personas con movilidad reducida. El corcho se extrae sin esfuerzo con tan sólo pulsar un botón… siempre que esté cargado. Sin complicaciones, para los más prácticos y los amantes de la tecnología. Abstenerse románticos.

Sacacorchos Eléctrico, Sacacorchos Electrico Recargable de DEIK, Estuche con Cortador de Cápsulas y Base de Recarga, abrebotellas electrico Es El regalo Ideal para los Amantes del Vino y la Enología width=
Sacacorchos Eléctrico, Sacacorchos Electrico Recargable de DEIK, Estuche con Cortador de Cápsulas y Base de Recarga, abrebotellas electrico Es El regalo Ideal para los Amantes del Vino y la Enología
29.91 €
Antes: 52.04 €
Encuéntralo en Amazon.es

Sacacorchos de alas, el facilito

cómo abrir un vino

Hemos empezado criticándolo, pero en realidad el abridor de mariposa no es tan malo. Demasiado doméstico, pero no malo. A los amantes del vino les gusta lo raro y lo difícil (por aquello del espectáculo), y el sacacorchos de alas es el más extendido entre aquellos que necesitan una ayudita para abrir la botella desde el principio. Su diseño con brazos permite sacar el corcho sin ser un experto en la materia, pero en comparación con cualquiera de los anteriores, es el que más espacio ocupa en el cajón de la cocina. Eso sí, es con total seguridad el más fácil de encontrar en las tiendas y el más barato.

ipow Multifunción Winged Sacacorchos para botellas, Abrebotellas de Vino width=
ipow Multifunción Winged Sacacorchos para botellas, Abrebotellas de Vino
8.99 €
Antes: 15.99 €
Encuéntralo en Amazon.es

Sacacorchos de rosca, el de los amateurs

Dispone de doble empuñadura, la primera hace penetrar el husillo y la segunda lo hace girar al revés para sacarlo de la botella. Requiere de algo de fuerza para sacar el corcho, pero es sencillo para empezar a practicar con sacacorchos profesionales una vez sueltes el de alas. Ocupa lo mismo que este pero su precio suele ser mayor porque es de los más resistentes.

Westmark Monopol Chianti - Sacacorchos satinado con forma de campana width=
Westmark Monopol Chianti - Sacacorchos satinado con forma de campana

Sacacorchos de 2 tiempos, el de los sumilleres

Es el abridor profesional por excelencia. El que llevan todos los camareros por su fácil manejo y por su precisión (también porque cabe en el bolsillo). Requiere cierta experiencia y un poco de maña, nada que no consigas después de abrir tres o cuatro botellas con el sacacorchos de rosca. Como su propio nombre indica, consta de dos puntos de apoyo para abrir la botella de forma rápida y sencilla. Su tamaño es pequeño y además viene equipado con un pequeño cortacápsulas para hacer el protocolo completo y dárselas de sumiller.

Mira la mejor oferta en Amazon

Sacacorchos con forma de T, el de los clásicos

Es sin duda el abridor de vino más sencillo del mercado. Sin embargo, se necesita cierta fuerza y habilidad para extraer el tapón sin romperlo, pues no cuenta con ningún apoyo y hay que sacarlo a pulso. Por esta razón, y porque su uso no es tan frecuente, lo hemos puesto después del de 2 tiempos, porque si bien es más sencillo, también requiere de práctica. Actualmente el mercado está lleno de diseños llamativos. Merece la pena tener uno en casa aunque sea sólo por postureo. Perfecto para espíritus nostálgicos y abonados al gimnasio.

Mira la mejor oferta en Amazon

Sacacorchos de láminas, el de los maestros

Si vamos a abrir ese gran reserva que guardamos para una ocasión especial, necesitaremos un sacacorchos de láminas. Además de ser de lo más atractivo estéticamente, requiere de demostrada práctica. Es un abridor para lucirse. Permite extraer el corcho sin dañarlo, y resulta especialmente útil para sacar el corcho que se ha quedado adherido a la botella debido al paso del tiempo. Funciona introduciendo suavemente las láminas entre el cuello de la botella y el corcho, para sacar el corcho intacto a partir de un hábil movimiento. Para amantes de los vinos de guarda.

Mira la mejor oferta en Amazon

abrir una botella de vino

Elijas el sacacorchos que elijas, recuerda que el descorche perfecto dependerá de tu habilidad para abrir la botella y no del estado del vino. ¿Un truco que nunca falla? Colócala de forma vertical con un punto de apoyo sobre la mesa. Corta y retira la cápsula por debajo del gollete (la parte más ancha del cuello de la botella) para que el vino no entre en contacto con ella si está sucia u oxidada, limpia la boca con un paño para asegurarte y clava bien la hélice en el centro del corcho. Vigila que esta no lo atraviese por completo porque podría romperlo, y no olvides la regla de oro: lo que gira es el abridor, no la botella.