El mejor roscón: trucos para elegir roscón de Reyes
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

El mejor roscón de Reyes: trucos para elegir roscón

El mejor roscón de Reyes: trucos para elegir roscón

¿Buscas el mejor roscón? Si es así, aquí tienes unos cuantos consejos para elegir roscón de Reyes y llevarte a casa el mejor de todos

Se acerca el final de las fiestas navideñas y, aunque cada vez sean menos frecuentes las comilonas familiares para celebrar el día de los Reyes Magos, pues con lo de que mucha gente adelanta los regalos a Navidad con el fin de que los más pequeños los disfruten más durante las vacaciones, las reuniones familiares del seis de enero parece que cada año se estilan menos.

Pero, afortunadamente, seguimos manteniendo la tradición del roscón, menos mal, porque sería una pena que algo tan rico como un buen roscón quedase en el olvido.

Consejos para elegir roscón de Reyes

Roscón de Reyes

Aunque hacer un roscón de Reyes casero es una experiencia que os recomiendo a todos, porque no os vais a comer un roscón más fresco, más recién hecho y con más garantías de calidad en la vida, eso sin contar la satisfacción de disfrutar de algo hecho con nuestras propias manos.

Pero también es cierto que hacer un roscón de Reyes es algo que requiere disponer de una amasadora -o muchas ganas de amasar a mano- y ser muy paciente con los tiempos de reposo para que el resultado sea óptimo.

Y no todos disponemos todos los años de ese tiempo por estas fechas así que toca comprar el roscón en un obrador de panadería o pastelería o en un supermercado, que son las opciones que tenemos.

Mantequilla u otras grasas

mantequilla sin lactosa

Lo primero que debemos comprobar en un roscón es la lista de ingredientes. Un buen roscón tiene que estar hecho con mantequilla, si está hecho con margarina será probablemente más barato, pero también de calidad inferior. Si entre los ingredientes hay aceite o grasa de palma yo lo descartaría directamente, pues en un roscón la materia grasa representa un 12% de la masa.

La nata del relleno que sea nata de verdad

Trufa exprés

Podemos encontrar roscones con distintos rellenos, pero los más habituales son la nata montada y la trufa -nata montada con chocolate-. Lo ideal es que la composición de este relleno sea exclusivamente nata, azúcar y, a lo sumo, algún estabilizante y para la trufa lo mismo más cacao en polvo desgrasado.

Parece obvio, pero si miráis los ingredientes del relleno de muchos roscones os sorprenderá la cantidad de ellos en los que el relleno es en una gran proporción o incluso en su totalidad lo que se conoce como mix vegetal o nata montada de origen vegetal, una mezcla de grasas saturadas y espesantes mucho más barata que la nata y muy poco aconsejable.

La decoración, otro punto en el que fijarse al elegir el roscón de Reyes

Naranja confitada

El roscón tradicional suele llevar frutas escarchadas, azúcar cristalizado y almendras.

Respecto a la fruta escarchadas nos dan más confianza los roscones que llevan guindas y rodajas de naranja confitadas que los que llevan trozos o láminas de color rojo, naranja o verde, que ahora está muy de moda, pero no son más que trozos de calabaza teñidos con colorantes artificiales.

Las almendras, que pueden ir en láminas o en granillo, deben estar doradas y crujientes, si tienen aspecto como de cocidas o de que vayan a estar blandas, seguramente estén blandas y rancias, eso indica que el roscón ha sido congelado. La congelación es una práctica habitual incluso en pastelerías para poder hacer frente a la gran demanda de este dulce en el día de los Reyes.

Respecto al azúcar, es más una cuestión de gustos, cuanto más goloso sea uno más gustará de una capa de azúcar contundente, ahora bien, cuanto más pesada sea la capa de azúcar, más le costará subir al roscón y por tanto será menos esponjoso.

El precio

Mini roscones de Reyes fáciles

Los roscones con relleno suelen ser bastante más caros que los roscones que no lo traen, sobre todo cuando el relleno es de calidad. En general, el precio del roscón puede variar mucho de una localidad a otra, pero para que os hagáis una idea, en Madrid los roscones más caros de supermercado pueden costar unos 15 euros/kg y los más caros de pastelería pueden llegar a los 60 euros/kg.

Si quieres ajustar el presupuesto, aunque hay roscones de supermercado de calidad bastante aceptable y de los que os hablaré mañana, un pequeño truco, trampa o como lo queráis llamar, si queréis un buen roscón relleno, se pueden ahorrar unos euros comprando un roscón sin relleno en vuestra pastelería de confianza, hecho con mantequilla y con una decoración de calidad y rellenarlo en casa al gusto de los comensales, así no hay problemas de que unos prefieran nata y otros trufa o haya alguno que prefiera una opción más ligera sin relleno.